Martes

Menu
Agua a precio de oro

Agua a precio de oro

Lo de la nueva subida del agua en La Línea es la gota que colma el vaso para los ciudadanos. Resulta que hay que pagar un préstamo -por simplificar- de 9,5 millones de euros que se le exigió a Aqualia en 2014 para darle la concesión del servicio. Y hay que pagarlo en doce años. Y, por supuesto, esto procede del bolsillo de los ciudadanos de La Línea, independientemente del agua que consuman. Y a eso hay que sumar lo que cuestan el resto de las facturas para mantener una casa: IBI, basuras, el numerito del coche… Servicios que también tienen un coste altísimo para los ciudadanos de La Línea.

El coste es alto, sobre todo teniendo en cuenta los servicios que se reciben en el municipio, que no alcanzan ni con mucho los que se ofrecen en localidades vecinas por la mitad de lo que aquí se paga, sin querer entrar en comparaciones de dónde se vive mejor o peor. Pero hay una cosa evidente: existe un problema histórico de gestión de los recursos económicos en este municipio.

Los recursos son escasos y la herencia del endeudamiento, tremenda. Pero lo que tienen que entender los políticos de todos los partidos es que los ciudadanos no comprenden por qué pagan tantos impuestos cuando tienen una ciudad en condiciones preocupantes en cuanto a servicios y a infraestructuras y en la que muchas veces los funcionarios municipales, en vez de realizar un servicio público parece que deben tener al público a su servicio, más enfrascados en cuitas internas que en hacer su trabajo y cumplir con su responsabilidad.

La ciudad tiene que funcionar de una manera mucho más eficiente de lo que ha estado haciéndolo hasta ahora, con unos gobiernos y con otros. Los funcionarios municipales tienen que trabajar, cobren más o cobren menos, porque están al servicio público. Y gobierno y oposición tienen que ponerse de acuerdo en que todos deben sumar para sacar a La Línea de la Concepción del pozo de deudas en el que ellos mismos o sus antecesores la metieron.

Porque, de lo contrario, todos perderán la credibilidad y la confianza de los vecinos, hartos de sentir que les toman el pelo. Y los vecinos deberían de empezar a tomar cartas en el asunto y preguntar, movilizarse, exigir respuestas a todos los partidos políticos por sus actuaciones para provocar un cambio de tendencia en este maremágnum de dificultades. ¿Pero hasta dónde van a aguantar que les aprieten los tornillos?

No es de justicia que se pague el agua a precio de oro. Y mucho menos que ese dinero no sirva para comprobar cómo funciona una ciudad, pero de verdad y se transforma en un espacio público del siglo XXI. Hay mucho que arreglar aquí. Dejen ya de mirar para otro lado y pónganse manos a la obra políticos de todos los partidos, sindicatos y trabajadores municipales. Que La Línea tiene que avanzar de verdad. No perdamos más tiempo.

Redacción

Cuenta genérica para la redacción de LLD.

Deja una respuesta

Los usuarios registrados ven sus comentarios publicados automáticamente

¿A qué esperas para registrarte?

Busca este icono si crees que un comentario debería ser retirado, úsalo con precaución, o se te podrá penalizar.

Ayúdanos a mantener una LLD que nos enorgullezca a todos.

avatar
Ordenar por:   Nuevos | Más antiguo | Más votado
homer
Invitado
homer

Muy bueno el artículo pero en este pueblo nadie hace nada,se dice de manifestarnos y por las redes sociales dice todo el mundo que va a ir y después van 4 personas,tenemos que hacer algo ya esta bien de que estos políticos corruptos abusen de nosotros llamase PSOE,PP, GIL PP,Y 100X100.

Andy
Invitado
Andy

El endeudamiento de la ciudad y del País los responsables son la casta Política, osea los cuatrocientos cincuenta mil políticos que hay en España. saludos para todos y FELICES NAVIDADES.

wpDiscuz